Clandestinos NO!

Observatorio de acceso a abortos
legales acompañados por SenRed

Misoprostol: un medicamento esencial

El misoprostol es un análogo de la prostaglandina E1 que, al igual que las protaglandinas naturales, tiene acción sobre varios tejidos, incluyendo la mucosa gástrica y el músculo liso del útero y el cérvix. Provoca contracciones del músculo liso del útero, estimula la maduración cervical y aumenta el tono uterino. La sensibilidad del útero al misoprostol aumenta con la edad gestacional, por lo que la dosis más efectiva e inocua varía de acuerdo a cada trimestre. Se almacena a temperatura ambiente, presenta numerosas vías de administración y tiene una vida media prolongada. Inicialmente, este medicamento fue ideado y comercializado para el tratamiento de la gastropatía por antiinflamatorios no esteroideos (AINES), pero en la actualidad es aceptado y utilizado ampliamente para otras indicaciones. Desde el año 2005 se encuentra en la Lista de Medicamentos Esenciales de la OMS, por haberse demostrado su eficacia y perfil de seguridad para el tratamiento del aborto incompleto y del aborto espontáneo. Entre sus indicaciones se encuentran: maduración cervical, inducción del aborto en 1° y 2° trimestres, prevención y profilaxis de la hemorragia post parto, aborto incompleto, preparación instrumental del cuello uterino (OMS, 2005). En la Argentina, en julio de 2018 la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) mediante el trámite DI-2018- 6726-APN-ANMAT#MS, autorizó la producción de comprimidos vaginales de misoprostol en la concentración de 200 mcg monodroga (sin asociación con diclofenac) con condición de venta bajo receta archivada y uso institucional y hospitalario exclusivo. Con relación a las indicaciones aprobadas, es de destacar que los medicamentos pueden ser utilizados en forma y para indicaciones que no están incluidas en el registro original. Este uso, conocido como off label o “fuera de etiqueta”, es una práctica común y aceptada. Al respecto, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (Food and Drug Administration, FDA) dice: “La buena práctica médica y el mejor interés de los pacientes requiere que los médicos utilicen drogas […] legalmente disponibles de acuerdo a sus conocimientos y mejor juicio clínico. Si un médico utiliza un producto para una indicación diferente de aquella aprobada en el prospecto, tiene la responsabilidad de estar muy bien informado sobre el producto y basar su uso en un raciocinio médico firme y en sólidas evidencias científicas, además de mantener un registro del uso del producto y de sus efectos” citado en Gynuity, 2009b y por la Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología (FLASOG, 2013). En Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo – Diciembre 2019. Pag.42

Como se menciona en el cuadro anterior, desde el año 2005, el Misoprostol está catalogado como esencial por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Un medicamento se considera esencial cuando cubre las necesidades de atención de salud prioritarias de la población.

Se lo selecciona atendiendo:

  1. La prevalencia de las enfermedades.
  2. Su seguridad que proporciona para atender esas enfermedades.
  3. Eficacia y su costo eficacia comparativa.

Esto posibilita orientar a los sistemas de salud nacionales de países miembros a priorizar productos de salud críticos, los cuales deberían estar disponibles en todo momento, en cantidades suficientes, en las formas farmacéuticas apropiadas, con una calidad garantizada, y a un precio asequible1 . De todos estos aspectos nos referiremos aquí a la variante: “precio asequible”. En próximos informes seguiremos analizando las otras variantes que acá se mencionan.

Medicamento esencial vs. especulación empresarial

El Misoprostol constituye una verdadera revolución tecnológica en cuanto a la posibilidad de acceder a abortos seguros medicamentosos en todo el mundo.

A pesar de que han pasado 15 años desde su incorporación en el listado de medicamentos esenciales de la OMS, sigue siendo un bien inalcanzable (muchas veces también desconocido) para muchísimas mujeres, lesbianas, varones trans y no binaries que necesitan practicarse un aborto. Su costo exorbitante es uno de los mayores y más importantes obstáculos para el acceso.

Algunos condimentos de la especulación:

  • En Argentina, la producción de Misoprostol (en la presentación de 200 mcg) estuvo durante muchos años bajo el monopolio del Laboratorio BETA. Su presentación viene asociada con diclofenac bajo el nombre comercial OXAPROST.
  • En el año 2014 se intentó controlar el precio del Misoprostol, incluyéndose en el programa de “precios cuidados” pero esta política no fue sostenida en el tiempo.
  • Por la falta de monitoreo estatal no se sorteó la trampa del monopolio del Laboratorio BETA, el cual el mismo año en una maniobra especulativa agregó 4 pastillas a su presentación (haciendo un total de 20 comprimidos) a la presentación habitual (de 16 comprimidos) provocando un aumento del precio de $452,00 a $1.100,00 lo que equivale un incremento del 143.36%.
  • Cuando asumió en el gobierno Mauricio Macri y a partir de su política desreguladora de precios, el laboratorio realiza una maniobra inversa: saca del mercado la presentación de 20 comprimidos quedando sólo la de 16 a un precio “actualizado” (aumentó casi un 50% en un mes), aumento que se sostuvo en el tiempo.
  • Actualmente en Argentina las presentaciones de Misoprostol 200 mcg la encontramos como:
PresentaciónLaboratorioCosto al 23/10/20
OXAPROST Beta (16 comp.)$9.701,74
MISOP 200 (Disponible
desde diciembre 2018)
Domínguez (12 comp.)$5.860,24
MISOPROSTOL – LIF 200
mcg (Disponible desde
septiembre 2019)
LIF (Laboratorio
Industrial Farmacéutico)
de Santa Fe. (12 comp.)
No se comercializa en
farmacias.

En el siguiente cuadro presentamos la variación de precios del Misoprostol en sus dos presentaciones disponibles: Oxaprost y MISOP 200, en relación con el salario mínimo vital y móvil.

Como se observa en el gráfico, para quien requería abortar en el año 2014, una caja de Misoprostol representaba un 10% de un salario básico. En 2020 esa relación alcanza un 55%. Si a esto le agregamos que algunos ingresos refieren sólo al IFE (Ingreso Familiar de Emergencia) cuyo monto es de $10.000, hay un impedimento material para acceder al Misoprostol por parte de la población más vulnerable.

En plena pandemia por COVID-19, desde el 20 de marzo al 23 de octubre de 20201 , el precio de MISOP 200 ha variado de un costo de $4.828,25 a $5.860,24 lo que constituye un incremento del 21.37%. Por su parte, el OXAPROST 75 pasó de $8.145,00 a $9.701,74 lo que equivale a un 19.11% de aumento.

Al momento de la elaboración de este informe la variación de precios entre el 30 de agosto y el 23 de octubre da como resultado un aumento de $559,17 del MISOP 200 y $671,24 del OXAPROST 75.

Denunciamos que la falta de política regulatoria de precios de un medicamento esencial no hace más que:

  • conspirar contra el acceso a abortos seguros y ampliar las desigualdades existentes.
  • permitir ganancias desmesuradas por parte de los dueños de la industria farmacológica.

Aborto legal, seguro y gratuito en el camino de que sea libre y feminista.

QueSeaLey2020 / #EsUrgente

Argentina, 26 de octubre de 2020


Más información sobre medicamentos esenciales en: https://www.who.int/topics/essential_medicines/es

Vuelve al inicio