Clandestinos NO!

Observatorio de acceso a abortos
legales acompañados por SenRed

Manifiesta

Manifiesta

Con el catalejo, con el megáfono y aullando decimos: acompañamos abortos cuidados, libres, feministas. Gritamos aborto para que se escuche, gritamos aborto con fuerza para que siga traspasando las fronteras el verde y violeta de nuestros deseos, libertades, saberes y luchas.

Apostamos a seguir construyendo ese mundo feminista que deseamos y nos merecemos. Apostamos a producir saberes que ensanchen las posibilidades de existencia. A construir estrategias que contagien y empujen los límites de lo posible, lo deseable. A pensar herramientas que movilicen y activen redes, alianzas, cuidados feministas y militancias corpo-aborteras. 

Siempre queremos más, porque lo queremos todo y por eso sumamos a nuestro hacer el Observatorio de accesos a Abortos Legales dentro del sistema de salud acompañados por SenRed: Clandestinos NO!

Multiplicamos esfuerzos para difundir nuestros saberes y experiencias en acompañamientos de procesos de aborto dentro del sistema de Salud y en todos sus subsistemas, en el entendimiento y el desafío de seguir contribuyendo a ampliar los imaginarios, las representaciones y las condiciones de acceso al aborto legal, desde una perspectiva desclandestinizante y despatologizante.

Socorristas en Red – Feministas que abortamos es una red de activistas acompañantes de abortos, presente a lo ancho y largo de Argentina.  Hemos asumido como una de nuestras principales tareas la sistematización de experiencias de los procesos de aborto. Esta definición politica nos ha permitido un registro pormenorizado de nuestro hacer como acompañantes de aborto en Argentina, desde el año 2014.

Nuestras sistematizaciones nos ubican en un lugar de interlocutoras/es válidas/es en diferentes ámbitos que disputan sentidos y saberes sobre el aborto en general, y las prácticas de abortar con medicamentos, en particular. 

Elaboramos evidencia rigurosa sobre procesos de aborto con medicación y sobre las mujeres, niñas, adolescentes, lesbianas, varones trans y no binaries que nos contactan, lo que nos permite, entre otras cosas, hacer una descripción densa en cada territorio (con las dificultades y las posibilidades) de lo que ocurre en el sistema de salud en relación al acceso a los abortos legales dentro del Sistema de Salud, también denominadas Interrupciones Legales del Embarazo (en adelante, ILE). 

Como SenRed tenemos la clara determinación política de activar en pos de articulaciones y construcción de redes con efectorxs de salud, en tanto instancias que tienen injerencia directa en el acceso a la salud sexual y (no) reproductiva de quienes abortan, acompañadas/es/os por nosotras/es/os; apostamos a que las prácticas de salud con perspectiva de derechos y el activismo socorrista pueden dejar de ser sólo prácticas que alivianan las dificultades que pueden presentarse en las experiencias de abortar, para pasar a propugnar prácticas de salud comunitarias y colectivas.

La Salud Sexual y (no) reproductiva, es reconocida universalmente como un derecho; según la legislación vigente enmarcada en el Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo, da cuenta que en Argentina toda mujer, niña, adolescente y, en general, toda persona con capacidad de gestar, tiene derecho a acceder a una interrupción legal del embarazo que cursa, según los mismos estándares de calidad que el resto de los servicios de salud, cuando: • el embarazo representa un peligro para la vida de la persona gestante; • el embarazo representa un peligro para la salud integral de la persona gestante1; • el embarazo proviene de una violación (se trate o no de una persona con discapacidad intelectual o psicosocial). No obstante el acceso se torna  desigual en función de las características heterogéneas de los territorios en Argentina.

Nuestras acciones se diversifican y multiplican cuando, por ejemplo, el contexto de cuarentena por COVID 19 irrumpe, y en vez de retraerse se redoblan para seguir armando redes de cuidado. 

Con las acciones que desplegamos buscamos, por un lado mayores niveles de articulación e incidencia para lograr la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y, por otro lado, mejorar el acceso de las mujeres, niñas, adolescentes y otras personas con capacidad de gestar a los Servicios de Abortos por causales enmarcados en la legislación vigente; es desde allí que surge la construcción de Clandestinos NO!, un Observatorio para Diálogos interinstitucionales sobre acceso a ILE con el objetivo de promover el seguimiento y monitoreo de las solicitudes de ILE acompañadas por SenRed. Esta herramienta nos permite seguir identificando y registrando los aspectos positivos, las barreras de acceso e interpelar tanto las responsabilidades incumplidas en los servicios de salud como los discursos médicos hegemónicos que obstaculizan la práctica.

A su vez, esperamos que Clandestinos NO!  sea una nueva plataforma de difusión, visibilización y diálogo con instituciones y organizaciones partiendo de la certeza que, como parte de la salud comunitaria, seguimos produciendo argumentos renovados para la exigencia del derecho al aborto, nucleadas/es/os alrededor de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito para exigir la legalidad del aborto en Argentina y en toda América Latina y el Caribe, en el camino de que sea cuidado, libre y feminista.

Argentina, 28 de septiembre de 2020.

1. La Organización Mundial de la Salud define a la salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades” (OMS, 2006).

El derecho a la salud debe interpretarse en consonancia con los instrumentos internacionales de derechos humanos.

En ese sentido, la causal salud puede definirse por el riesgo de afectación al bienestar físico, mental o social y entenderse que la interrupción del embarazo basada en esta causal es legalmente factible cuando cualquiera de estas dimensiones de la salud está en riesgo. Es decir, que se debe concebir la salud desde una perspectiva integral. Desde este enfoque, el derecho a la salud es interdependiente con los derechos a la vida, la dignidad, la autonomía, la libertad, el libre desarrollo de la personalidad, la información, la no discriminación, la igualdad, la intimidad, la privacidad y el derecho a estar libre de tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Vuelve al inicio